Abraham Serey

«Dibuja, borra, vuelve a dibujar y nunca dejes de intentarlo».

Mi nombre es Juan, pero mi padre se llama Juan y mi abuelo también se llamaba Juan, y bueno todos me llamaron desde pequeño Abraham.

Desde los 4 años de edad comencé a dibujar. Dibujaba en todos lados, incluso en las paredes de mi casa. Dibujé tanto que en 8º básico gané una beca para un taller de bellas artes en la casa de la cultura de Ñuñoa, Chile, pero mi dedicación al dibujo hizo que mis notas bajaran ya que lo único que hacía era dibujar.

Mi madre me dijo: «hijo tienes que dejar el dibujo y subir tus notas». Dejé la beca pero nunca el dibujo, subí mis notas y terminé mi enseñanza media, luego estudié Ingeniería en Informática y con suerte me quedaba tiempo para hacer un dibujo al año.

El código se transformó por mucho tiempo en mi único momento artístico.

Por qué volví a dibujar: Mi musa inspiradora

El día 11-12-2013 conocí a una joven de Rumanía de la cual me enamoré perdidamente. Quise hacerle algo especial así que le hice un dibujo, a ella le gustó mucho y me dijo que le sorprendía que dibujaba y que le gustaría que lo retomara.

Luego de un poco tiempo la fui a buscar a Rumanía me la traje a Chile y nos casamos, vivimos 6 años en Chile tuvimos una hija y a fines del 2019 emigramos a Europa y hoy vivimos en Rumanía.

Mi esposa Georgia Blidar me inspiró a volver a dibujar y la verdad es que me ayudó mucho para sacarte un poco de estrés.

Comencé a subir mis dibujos a mi cuenta de Instagram. Al principio no eran muy buenos, había perdido la práctica. Continué dibujando, borrando y volviendo a dibujar y nunca lo dejé de intentar.

Continúo en este aprendizaje

del dibujo y las artes plásticas

que tanto me apasionan y amo.

Mi Vida es...